Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 184 No esperes hasta que se haya ido para arrepentirte

  • Simón se dio la vuelta con un cigarrillo ardiendo con lentitud en su mano, encima del bote de basura junto a él, algunas colillas de cigarrillos habían sido apagadas. Cuando escuchó la pregunta del rector, a través de sus ojos, varias emociones complejas se agitaron. Se quedó tranquilo por bastante tiempo, mientras tomaba otra calada de humo antes de contestar:
  • —Desde hace un tiempo estamos divorciados.
  • El rector fue tomado por sorpresa.
  • —¿Por qué? —Las palabras se le escaparon.
  • Hasta después de que las palabras salieron de su boca, comprendió que se había precipitado. Al notar que Simón no lucía muy bien, sonrió con dificultad y dijo:
  • —Soy una persona curiosa, no quise ser grosero. Solo recordé los días cuando Maira te perseguía, cuando vi que después se casaron, estuve feliz por ambos y no pensé…
Bloqueado Capítulo