Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 226 Es su hora de actuar

  • En cuanto entraron en el auto, Maira se volteó para preguntarle a Antonio, que estaba concentrado en su conducción:
  • —¿Ya sabías que había problemas con el embarazo de Raquel?
  • Cuando terminaron con todo el drama, ya era la una de la mañana. Las coloridas luces de neón brillaban a su alrededor, indicando que la vida nocturna en Ciudad B acababa de empezar.
  • Bajo las sombras proyectadas por las luces de neón del exterior, el apuesto rostro de Antonio parecía seductor y atractivo. Su fuerte mandíbula y sus largas cejas le hacían parecer estricto cuando sus ojos se entrecerraban, pero sus finos labios se arqueaban en una media sonrisa.
  • —Al principio, no lo sabía.
  • —¿Cuándo lo descubriste? —Maira jugueteó con su mano derecha que no estaba en el volante.
Bloqueado Capítulo