Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 2 Deja al hombre

  • Cinco años después, en un reconocido hospital de Moranta. Alexandra estaba presentando el estudio de caso de un paciente en francés fluido a los otros médicos expertos en la sala de reuniones.
  • El cabello corto se adaptaba a su delicada piel y rasgos, acentuando sus ojos brillantes como un par de gemas deslumbrantes.
  • —Lo siento, Doctora Nancy, pero ¿quiere decir que este paciente no necesita una operación? ¿Está sugiriendo que deberíamos usar la acupuntura?
  • Alexandra hojeó el informe médico y mostró una sonrisa confiada a los médicos expertos.
  • —Si confían en mi opinión, entonces sí.
  • Ahora era la Doctora Nancy Gavira, un alias que asumió hace cinco años. En aquel entonces, el ginecólogo había anunciado su muerte a los Heredia después de salvarla de las fauces de la muerte. Alexandra preferiría morir antes que regresar a la Residencia Heredia; ese lugar era una pesadilla para ella.
  • Llegó a Moranta y se estableció en este país. En cinco años, se hizo de un nombre como Doctora y también se especializó en Medicina Tradicional Oriental utilizando las habilidades que había heredado de la familia Gavira.
  • Los médicos vacilaron al escuchar su respuesta confiada. Sin embargo, Alexandra no tenía tiempo de esperar su respuesta. Echó un vistazo a su reloj y pronto salió de la sala de reuniones.
  • —Doctora Nancy, ¿va a recoger a sus hijos de nuevo?
  • —Sí.
  • Mientras se apresuraba a bajar las escaleras, se encontró con algunos colegas y les devolvió el saludo con una sonrisa brillante. Estaba ansiosa por ir a buscar a sus hijos. Diez minutos después, en el preescolar. La entrada estaba desierta cuando Alexandra llegó. Justo en ese momento, una niña con una coleta trotó muy alegre en su dirección.
  • —¡Mami, por fin estás aquí! ¡Te esperé mucho tiempo!
  • De inmediato salió del auto.
  • —Llegué tarde. Lo siento, Vivi. No llegaré tarde la próxima vez. ¿Puedes perdonarme?
  • Viviana nunca culparía a su mamá por llegar tarde.
  • —Está bien. Mateo está aquí conmigo ¡y me trajo muchos bocadillos deliciosos! ¡Mira, estoy rellena! —dijo la niña mientras se frotaba la barriga.
  • Sus palabras calentaron el corazón de Alexandra. Mateo, el gemelo de Viviana, era de hecho un niño muy inteligente. Siempre cuidaba bien de su hermana menor.
  • —¿Por qué no vamos por Mateo ahora?
  • —¡Está bien, mami!
  • Unos minutos más tarde, Alexandra encontró a su hijo en la sala de profesores. Ella estaba preocupada al verlo ser el centro de atención una vez más, rodeada de los maestros.
  • —¡Oh, Dios mío! ¡Mira! ¡El estudiante transferido es idéntico a nuestro querido Mateo!
  • —¡Tienes razón! ¡Echa un vistazo a esto!
  • Uno de los maestros puso una foto junto a la cara de Mateo. Mateo echó un vistazo a la foto.
  • —¿Cómo nos parecemos? ¿Es su cara gordita como la mía?
  • —Bueno... No.
  • —¿Se ve tan adorable como yo cuando sonríe?
  • Mateo se inclinó hacia adelante, sosteniendo su linda carita. Los maestros estallaron en carcajadas. Sin embargo, descubrieron que los dos no se parecían tanto después de verlos más de cerca. El niño de cinco años en la foto tenía una cara seria; su expresión apagada lo hacía parecer un pequeño adulto. Para ellos, Mateo era en definitiva el más lindo.
  • —Mati ¿qué estás haciendo?
  • Alexandra preguntó cuándo vio la interacción entre ellos.
  • —¡Mami, estás aquí! Bueno, yo no hice nada.
  • Al escuchar la voz de su madre, reaccionó rápido saltando de la mesa, radiante. Mateo siempre había sido un chico alegre.
  • A pesar de que sus rasgos faciales se parecían a ese hombre, no heredó la personalidad fría y despiadada de este. Más bien, Mateo era un niño con una personalidad cálida y una sonrisa brillante que nunca abandonaba su rostro.