Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 12 Ganar su corazón

  • Tras el regreso de Santiago, Susana le explicó el incidente y le hizo algunos comentarios indiferentes. El hombre se limitó a lanzar una mirada despreocupada a Delfina, que estaba de pie en un rincón, sin manifestar su posición. Aun así, Delfina no se sintió decepcionada, ya que hacía tiempo que esperaba un desenlace así.
  • Por otro lado, Ámbar no pudo evitar reírse por dentro. «¿No demuestra esto que Delfina no le importa en absoluto?» pensó. Con una gran sonrisa, se acercó a Santiago y le tendió el café que había preparado.
  • —Toma un poco de café. Has estado ocupado todo el día.
  • Para su sorpresa, Santiago se negó y dijo:
  • —No, gracias. Es tarde, así que deberías irte a casa.
  • La sonrisa de Ámbar se congeló en sus labios. Se hizo la simpática fingiendo no entender que Santiago quería ahuyentarla.
  • —Quiero aprender algo de ti, y así poder ayudar a mi padre a gestionar su empresa en el futuro.
  • Normalmente, un hombre no tendría el valor de rechazar una súplica coqueta hecha por una dama tan bonita y elegante, pero Santiago entrecerró los ojos.
  • —Si no te vas ahora mismo, no tienes que venir más aquí. —La cicatriz de su cara le daba un aspecto muy amenazador cuando miraba a alguien de forma escalofriante.
  • Al oír esto, la expresión de Ámbar cambió. Se apresuró a sonreír de forma apaciguadora para salvarse de la vergüenza.
  • —Está bien, está bien. Sé que tienes miedo de que mi padre se preocupe por mí, ¿verdad? Sólo lo dices por mi bien, y lo entiendo, Santiago. En ese caso, me iré. Ya vendré otro día.
  • Todavía sonreía cuando se marchó, pero su rostro se ensombreció en cuanto abandonó el lugar. Al final, miró la puerta de la Residencia Echegaray con una mirada de determinación en sus ojos.
  • Cuando Ámbar se marchó, Delfina cogió una taza de té negro preparado y la colocó sobre el escritorio de Santiago. Sabía que le gustaba prepararse una taza de té cada vez que volvía a casa del trabajo, y por eso se negaba a tomar el café que Ámbar había preparado. Sin embargo, su cuerpo se tensó al percibir su oscura mirada clavada en ella incluso con la cabeza agachada.
  • —¿Por qué te quedas aquí?
  • Delfina frunció los labios y le miró. Luego, juntó las palmas de las manos y las colocó entre su cuello y su hombro para hacer un gesto de sueño
  • —«¿No vas a dormir?»
  • Ella sólo hizo la pregunta de forma casual, pero el hombre la había malinterpretado. Santiago frunció las cejas y preguntó:
  • —¿Quieres acostarte conmigo?
  • Delfina se quedó atónita por un momento antes de negar con la cabeza.
  • Entonces Santiago se alejó y respondió:
  • —Entonces no me molestes.
  • Delfina se quedó congelada en el sitio durante un momento antes de salir en silencio.
  • Sin embargo, ninguno de los dos vio a Julián de pie junto a la ventana. Una pizca de asombro apareció en sus ojos; al principio quería recordar el pasado con Santiago, pero no esperaba presenciar esta escena. «Santiago la trata muy mal», pensó para sí mismo. Luego se dio cuenta. «No es de extrañar que incluso la señora Dávalos se atreva a ensañarse con ella».
  • Julián se enteró por la enfermera que cuidaba a la abuela de Delfina de que alguien había pagado el tratamiento de la anciana al principio, pero que la ayuda económica se había cortado sin motivo. Por lo tanto, especuló que tal vez Santiago fue quien cortó el apoyo financiero, razón por la cual Delfina estaba preocupada. Además, escuchó lo que la señora Dávalos dijo durante el día y fue testigo del comportamiento de Susana hacia Delfina. ¿Qué otra cosa no podía entender? Pensándolo bien, cualquier mujer se encontraría en una situación muy difícil si no pudiera hablar, fuera detestada por su marido y tuviera una posición incómoda en la familia Echegaray, por no hablar de una mujer débil e indefensa como Delfina. ¿Cómo podría pagar las costosas facturas médicas de su abuela?
  • Delfina era sólo una desconocida a la que Julián había visto dos veces, pero por alguna razón insondable, a Julián le dolía el corazón por ella. «Tal vez debería ayudarla», pensó para sí mismo.
  • ...
  • Cuando Delfina se despertó a la mañana siguiente, todos seguían ignorándola. Susana había dejado de pedirle que hiciera las tareas domésticas desde que lo hizo y fue detenida por Santiago. Delfina terminó su almuerzo bajo las miradas despectivas de los sirvientes, pero cuando se levantó, Julián la llamó «señorita Murillo». No se dirigió a ella como su prima política. En su lugar, siguió llamándola «señorita Murillo» para que no se sintiera tan avergonzada.
  • El rostro de Delfina mostraba una expresión de confusión. Entonces, oyó a Julián responder:
  • —El director del hospital me ha dicho que tu abuela ha recuperado la conciencia. Voy a ir al hospital para hacerle un examen de seguimiento, así que puedo llevarte.
  • Delfina se alegró primero de la noticia de que su abuela había recuperado la conciencia, pero luego dudó un poco. Preguntó con lenguaje de signos.
  • —«¿Puedo ir contigo?»
  • Como sabía lo que le preocupaba, Julián sacudió la cabeza con una sonrisa.
  • —Todo irá bien.
  • Al final, el afán de Delfina por visitar a su abuela pudo con ella.