Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 14 Devolver un gran acto de bondad

  • Delfina estaba sorprendida. «¿Quién me está ayudando?» pensó para sí misma. Escribió en el papel:
  • —Señor, ¿podría decirme quién ha pagado el dinero para que pueda darle las gracias?
  • Tras recordar cómo Julián le había dicho que no lo dejara escapar, el director del hospital sólo pudo negarse con una sonrisa:
  • —Lo siento, señorita Murillo, pero la persona prohibió a nuestro hospital revelar su nombre, así que le ruego que me perdone por ocultar la información.
  • Delfina asintió decepcionada. En el camino de vuelta, no dejaba de pensar en eso. De toda la gente que conocía, nadie podría haberla ayudado a pagar el dinero en su totalidad. Por mucho que se devanara los sesos, no conseguía averiguar quién era. Aunque no entendía por qué esa persona quería ayudarla, tenía que devolverle ese acto de gran bondad. «No tengo que preocuparme. Ya encontraré la manera de encontrar al responsable», pensó para sí misma.
  • El coche no tardó en regresar a la residencia Echegaray. En ese momento, el cielo se fue oscureciendo poco a poco; nada más llegar Delfina, Julián volvió también. La suerte quiso que se encontraran de nuevo en el salón.
  • —Estaba a punto de recogerla y llevarla de vuelta, señorita Murillo. La busqué por todo el hospital, pero no la encontré; no fue hasta que le pregunté a la enfermera que supe que se había ido —dijo Julián mientras la saludaba con una sonrisa. Por alguna razón, ver el bello rostro ante sus ojos le ponía de buen humor. Era como si todo el cansancio que sentía después de pasar todo un día operando a los pacientes hubiera sido barrido.
  • Delfina sonrió disculpándose y le escribió.
  • —Gracias, doctor Peralta. Tenía otra cosa que atender, así que me fui antes.
  • Julián agitó la mano y sonrió, mostrando sus blancos y brillantes dientes regulares, mientras que sus ojos brillaban como si hubiera estrellas en ellos.
  • —No tienes que agradecerme, no es nada. Puedo llevarte de nuevo si quieres ir al hospital en el futuro. No pasa nada.
  • Delfina pensaba realmente que Julián era muy amable, ya que era la única persona de la Residencia Echegaray que le había mostrado su amabilidad. Era el hijo de Susana, pero no se parecían. En comparación con la severa Susana, Julián tenía una gran afabilidad que hacía que la gente se sintiera atraída por él. Escribió:
  • —El director del hospital ha dicho que la operación de mi abuela está programada para el próximo lunes. ¿Va a operarla usted?
  • Julián asintió con una sonrisa al ver su hermosa letra.
  • —Sí. Esté tranquila, su abuela se recuperará por completo después de la operación.
  • Delfina sonrió aliviada al escuchar sus palabras.
  • Charlaron un rato antes de que Delfina subiera. Nada más entrar en su habitación, vio a Santiago sentado en el sofá. Encendía un cigarrillo con destreza mientras jugueteaba con el mechero que tenía en la mano. Su expresión era críptica y difícil de discernir entre el humo blanco que se enroscaba, lo que hacía que el ambiente de toda la habitación fuera extremadamente extraño.
  • Delfina estaba un poco sorprendida. La última vez se habían encontrado por casualidad fuera de la cocina, así que ¿podría ser éste también un encuentro casual? Pero si este encuentro se produjo por casualidad, ¿por qué haría él un esfuerzo especial para presentarse en su habitación?
  • Justo entonces, Santiago se levantó del sofá, se acercó a ella y bajó la cabeza.
  • —Te divertiste fuera con Julián durante todo el día. Al volver, intercambiaron miradas y charlaron bastante ahí abajo. Pareces blanda y débil, Delfina, pero no esperaba que fueras tan ambiciosa como para coquetear con Julián.
  • La expresión de Delfina cambió. Sacó el bolígrafo y el papel y explicó:
  • —No es lo que crees. Julián es el cirujano de mi abuela, y estábamos hablando de ella.
  • Santiago cogió el papel y miró con indiferencia las palabras que contenía. Luego, lo rompió con ambas manos y lo tiró al suelo. Su ceño se oscureció, y sus ojos eran profundos y escalofriantes.
  • —¿Crees que soy ciego? —preguntó.
  • «Nunca había sonreído desde que llegó aquí, y, sin embargo, ahora mismo le mostraba todos sus dientes a Julián en la planta baja. Y él la miraba como si estuviera mirando a la mujer que amaba. Sólo un tonto creería que no hay nada sospechoso».
  • —No pudiste aprovecharte de mí, así que te acercaste a Julián. ¿Crees que te querrá de verdad? ¿Crees que amará a una muda que ya no es virgen?
  • El rostro de Delfina palideció de repente. «No hay nada entre Julián y yo, así que ¿por qué me malinterpreta? ¿Es divertido insultarme de esa manera?» pensó para sí misma.
  • Ya no estaba de humor para dar explicaciones. «Deja que crea lo que piensa». Su expresión se volvió fría. Como no quería discutir con Santiago, pasó junto a él y se adelantó, pero él la agarró de repente de la muñeca.