Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 149 La verdadera razón para casarse contigo

  • Cuando Víctor recuperó la conciencia, lo primero que vio fue a Gloria a su lado.
  • —¿Cómo he acabado aquí?
  • —Vamos, tuviste una conmoción cerebral. ¿Dónde más podrías estar sino en el hospital? ¿El crematorio?
  • Aún un poco aturdido se sentó en la cama.
  • —Ahora lo recuerdo. Es Santiago. Ese cabrón me ha dejado inconsciente. Bien, ¿dónde está la señorita Delfina? ¿Dónde está ahora? —Si no estaba despierto antes, sin duda lo estaba ahora—. Santiago se la llevó, ¿no? ¡Tengo que buscarla ahora mismo!
  • Gloria lo detuvo al instante mientras utilizaba cada gramo de su fuerza para mantenerlo sobre la cama.
Bloqueado Capítulo