Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 15 Complicaciones imprevistas

  • El mundo giró alrededor de Delfina cuando se encontró inmovilizada en el sofá por Santiago, cuyos ojos eran tan agudos que podían penetrar en la mente de una persona.
  • —¿Cómo te atreves a tener planes con Julián? ¿Cuál es tu propósito, sembrar la discordia entre nosotros o hacerme perder los papeles? ¿O lo haces para vengarte de Susana?
  • Delfina no podía moverse en absoluto mientras Santiago le sujetaba las muñecas como si fuera un vicio. El pánico se apoderó de ella. «¿Qué quiere hacer?», pensó.
  • Santiago le recorrió las cejas y los ojos con el pulgar.
  • —Qué par de ojos tan claros y hermosos tienes. Por desgracia, están manchados de malas intenciones y de la suciedad de alguien que no se detendría ante nada para conseguir lo que quiere. ¿Cómo podría existir una dama bonita e inocente en la familia Murillo?
  • Delfina no podía entender de dónde venía su odio. Intentó con todas sus fuerzas liberarse de su agarre, pero Santiago la sujetaba cada vez más fuerte. Al pensar en cómo había estado viviendo con inquietud en la Residencia Echegaray durante los últimos días y en cómo él le estaba lanzando barro ahora mismo, todas sus quejas brotaron dentro de ella a la vez. Mientras luchaba, el informe médico emitido por el hospital cayó de su bolsillo: contenía el historial médico de su abuela.
  • Santiago cogió el informe, le echó un vistazo y se quedó atónito por un momento. «Resulta que no está mintiendo», pensó para sí mismo. Luego miró a la mujer que tenía debajo, que ya había roto a llorar. Era la primera vez que derramaba lágrimas delante de él. Por alguna razón, su ira inicial se disipó.
  • —Por esta vez te dejaré ir. Si vuelvo a ver que te acercas demasiado a Julián, te encerraré —pronunció.
  • Las dos últimas palabras que pronunció hicieron que Delfina se estremeciera. Cuando él se fue, ella recogió el informe médico y lo guardó. Finalmente, cerró los ojos con fuerza mientras de su garganta salía una ronca voz de llanto. Si no fuera porque no tenía otra opción, deseaba poder alejarse de la Residencia Echegaray y no volver a ver a Santiago nunca más.
  • ...
  • A la mañana siguiente, Delfina se despertó con los ojos hinchados de tanto llorar. Había evitado encontrarse con Julián desde la noche anterior; cada vez que se cruzaba con él, fingía no verlo. Para evitar sospechas, ni siquiera bajó las escaleras hasta que Julián se fue.
  • Por otro lado, Susana se sintió aún más enfadada cuando vio que Julián estaba a punto de hablar, pero no dijo nada por la decepción. Se dirigió a Delfina y le advirtió:
  • —No importa cuál sea tu propósito, no debes acercarte más a mi hijo. ¿Me oyes?
  • Como no tenía intención de discutir con la mujer mayor, Delfina asintió y se dispuso a marcharse. Sin embargo, Susana ladró:
  • —¡Quédate donde estás!
  • Delfina se quedó en su sitio, de espaldas a Susana. Escuchó cómo la mujer dejaba escapar una mueca detrás de ella y la amenazaba:
  • —Si te atreves a albergar algún pensamiento impropio y sucio, te haré la vida peor que la muerte.
  • Delfina se volvió y la miró. Entonces le explicó con su papel y su bolígrafo:
  • —El doctor Peralta y yo nos conocimos por pura casualidad. No hay ningún motivo oculto. No volveré a hablar con él en el futuro y me mantendré alejada de él.
  • La expresión de Susana se alivió un poco cuando vio que Delfina había anotado su promesa.
  • —No me importa si lo que has dicho es cierto. En cualquier caso, si te atreves a actuar en contra de lo que has dicho hoy, te haré saber que yo, Susana Navas, no me quedo atrás.
  • Delfina guardó su papel y su bolígrafo y se marchó agotada. Cuando se fue, la señora Dávalos se acercó y le dijo a Susana:
  • —Señora, no creo que lo que ha dicho sea creíble.
  • Susana levantó una ceja.
  • —¿Por qué lo dices?
  • La expresión de la señora Dávalos era significativa.
  • —El señor Santiago ama a Ámbar, por lo que se divorciará de Delfina tarde o temprano. Ella seguro lo ha pensado, por lo que está coqueteando con el señor Peralta, intentando aprovecharse de él para buscar conexiones con los ricos y poderosos. Por lo tanto, ella escribió la promesa hoy sólo para mantenerlo en jaque.
  • El rostro de Susana se ensombreció ante las palabras de la señora Dávalos.
  • —En ese caso, ¿cómo crees que debo tratar con ella?
  • La señora Dávalos pensó por un momento y respondió:
  • —Creo que hay dos cosas que debemos hacer. En primer lugar, deberíamos impedir que el señor Peralta se reúna con ella. En segundo lugar, deberíamos hacer que la señorita Ámbar expulsara a Delfina lo antes posible. De esta manera, esta lacra no podrá seguir permaneciendo en la Residencia Echegaray. De lo contrario, podría haber complicaciones imprevistas...
  • Susana se quedó pensativa al escuchar las palabras de la señora Dávalos. Después de un largo rato, marcó el número de teléfono de Ámbar.