Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 2 Humillada

  • La noche siguiente, Delfina se despertó con el cuerpo dolorido por todas partes. Sin embargo, Santiago no aparecía por ninguna parte, y sólo el olor fresco del tabaco permanecía en el aire.
  • Delfina arrastró su cuerpo fatigado hasta el baño y se duchó. Tras bajar las escaleras, vio por primera vez a una hermosa mujer sentada en el sofá, pero ésta se limitó a mirarla con los brazos cruzados sobre el pecho.
  • Delfina había visto a esa mujer en la foto que le había enseñado su padre. Era Susana Navas, la tía materna de Santiago. Se decía que Santiago había perdido a sus padres cuando era niño y que había sido criado por Susana sin ayuda hasta que Arturo Echegaray los trajo de vuelta a la residencia. Santiago construyó su propio imperio empresarial con sus propias habilidades, y siempre había sido filial de Susana como si fuera su madre biológica.
  • En ese momento, Susana miró a Delfina de arriba abajo antes de decir:
  • —Gerardo Murillo, ese viejo zorro, no cumplió su palabra. Sabía que queríamos a Ámbar y, sin embargo, te envió a ti. ¿Cree que somos un centro de reciclaje de basura? Siempre me pregunto por qué Santiago te mantiene cerca, pero ya que las cosas han resultado así, será mejor que te comportes. No creas que tendrás un ascenso meteórico por ser de nuestra familia. No somos tontos. Ahora, ve a preparar el almuerzo. Si eres parte de nuestra familia, deberías ser una esposa ejemplar.
  • La gran residencia Echegaray no estaba escasa de sirvientes, pero Susana ordenó a la recién llegada que preparara el almuerzo. Delfina bajó los ojos ante la aguda mirada de Susana. Aunque la mujer le estaba poniendo las cosas difíciles a propósito, no podía defenderse por el momento. Una mujer sin poder ni influencia nunca podría desobedecer a esa gente, así que sólo podía evitar los problemas siempre que fuera posible. Por eso, se limitó a dar la vuelta y se dirigió a la cocina. «Es sólo una comida, no es gran cosa», pensó para sí misma.
  • Sin embargo, su concesión no le hizo ganarse el respeto. Por el contrario, Susana lo dio por sentado asumiendo que Delfina era débil y que podía ser intimidada con facilidad. Dejó escapar un frío resoplido y curvó los labios antes de decir:
  • —Como era de esperar, ¡eres impresentable!
  • Delfina se detuvo un momento y luego se fue como si nada hubiera pasado.
  • Poco después, Santiago volvió de su empresa. Mientras Susana sonreía y le invitaba a almorzar, él se dio la vuelta para ver a Delfina trajinando en la cocina con un delantal puesto. Frunció las cejas, pero Susana mintió con una sonrisa al notarlo.
  • —Ha insistido en preparar el almuerzo. Tal vez quiera que probemos sus habilidades en la cocina —dijo.
  • Santiago asintió con la cabeza sin decir nada más.
  • Delfina había vivido con su abuela desde niña, por lo que se le daba bastante bien cocinar y hacer las tareas domésticas. Pronto preparó cuatro platos y una sopa antes de servirlos en la mesa del comedor. Los criados veían lo virtuosa y capaz que era, pero tenían poco respeto por esta nueva integrante de la familia. A los ojos del público, sólo los de la clase baja servían a la gente, y los de la clase alta debían ser servidos.
  • Durante la comida, todas las personas, incluidos los sirvientes, centraron su atención en Santiago mientras ignoraban a Delfina como si no existiera. Ella se sintió mal por ello, queriendo alejarse de semejante ambiente. Por lo tanto, tomó algunos bocados, asintió con la cabeza, se levantó y subió las escaleras.
  • Cuando Delfina se marchó, Susana curvó los labios y se quejó:
  • —Es tan maleducada. ¿Cree que puede mirar por encima del hombro a todo el mundo porque es muda?
  • Santiago recogió sus documentos de inmediato y comenzó a leerlos sin levantar la cabeza. Al ver que él no respondía a sus palabras, Susana puso los ojos en blanco y continuó:
  • —Santiago, los Murillo no saben lo que les conviene. Nos han insultado al dejarnos en inferioridad de condiciones y darnos la razón. ¿Cómo se atreven a esperar que les des dinero para su negocio familiar? Deben estar soñando.
  • Susana era consciente de los medios de su sobrino y no le preocupaba que la familia Murillo se aprovechara de él. Pero no podía evitar sentirse incómoda ante la idea de que hubieran tomado como esposa a una chica muda, ya que eso provocaría que las esposas de otras familias se rieran de ella cuando saliera.
  • Sin embargo, Santiago seguía sin responder, ni siquiera tenía una expresión en la cara. Al ver que no quería hablar del tema, Susana dijo con una sonrisa congraciada:
  • —Julián vuelve de Francia después de muchos años estudiando medicina allí. La gente se reirá de él si se corre la voz. Deshazte de la muda y yo te ayudaré a buscar a otra persona para que asuma su puesto.
  • Por fin, Santiago dio una respuesta esta vez. La miró sin expresión y le contestó:
  • —Sé lo que hago con respecto a este asunto, así que no te preocupes, tía Susana.
  • El rostro de Susana se congeló ante el tono frío y distante de su voz. Cuando se fue, la señora Dávalos, una de las sirvientas de la Residencia Echegaray, se acercó por detrás y consoló a Susana en un susurro:
  • —Por favor, no piense demasiado en ello, señora. Lo ha dicho porque le preocupa que usted se sobrecargue de preocupaciones.
  • Susana suspiró con expresión de preocupación.
  • —¿Cómo no voy a pensarlo demasiado? La personalidad de Santiago ha cambiado mucho desde que fue rescatado de esa red de traficantes de personas. Ya no es tan accesible como cuando era un niño. Aunque desde que me trajo aquí vive con tranquilidad y comodidad, sé que en el fondo me culpa. Si no hubiera sido por mi descuido, no habría sido secuestrado y no habría sufrido tanto.
  • A la señora Dávalos le temblaron los labios, pero no supo qué más decir. Pensó para sí misma: «el señor Santiago ha sido invencible en el mundo comercial durante los últimos diez años, pero también se ha vuelto cada vez más insensible e indiferente. No es de extrañar que la señora esté tan preocupada por él».