Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 206 Un intento infantil

  • —¿Y qué? Creo que Julián tiene razón. Ya no soy tu mujer, así que es mejor que los niños lo sepan.
  • —¡Delfina Murillo! —Santiago golpeó con fuerza su puño junto a su oreja.
  • Ella cerró los ojos conmocionada mientras el viento corría junto a su oreja como resultado de la fuerza de Santiago. Momentos después, abrió los ojos sólo para encontrarse con los de Santiago, que seguían llenos de rabia.
  • —¿Has terminado? ―Los ojos de Delfina estaban tan tranquilos como el agua cuando escupió esas dos simples palabras mientras lo miraba fijo―. Suéltame si has terminado. Carla y Samuel saldrán pronto. No querrás que te vean tratándome así, ¿verdad?
  • —¿Me estás amenazando?
  • —¿Amenazándote? —Delfina resopló y miró hacia abajo.
Bloqueado Capítulo