Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 213 Una oportunidad de redención

  • Delfina apretó los puños y sus ojos se fijaron en Santiago. «Me está amenazando».
  • Él se burló entonces y rugió:
  • —¡Además, asegúrate de que ese mocoso no se presente nunca ante mí! No quiero que tenga ningún contacto con Carla. Se cree que son hermanos, «¿eh»? ¿Quién se cree que es? —Luego, se arregló el atuendo y se fue enfadado.
  • Las palabras que Santiago dijo antes de marcharse resonaron en los oídos de Delfina, haciendo que apretara los puños. Era muy consciente de que la principal razón por la que él la había hecho quedarse en la Residencia Echegaray nunca había sido cuidar de Carla; algo debía de haberle hecho sospechar.
  • —¿Qué? ¿Te ha pedido que te quedes allí? —Cuando Claudia regresó a la sala y escuchó la noticia, al instante dio un pisotón de rabia—. ¿Cómo ha podido hacer esto? Es como vivir en la boca del lobo. ¿Y si te hace algo?
  • Al oír eso, Delfina negó con la cabeza.
Bloqueado Capítulo