Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 221 ¿Has preparado esto?

  • Mientras tanto, en el salón privado de Selquet, el tímpano de Delfina se lastimó con el sonido de las botellas de vino rompiéndose en pedazos.
  • —¡No te acerques! —Caminó alrededor de la mesa para eludir al señor Wayne, pero su cabeza estaba cada vez más mareada. «Algo tenía esa copa de vino», pensó para sí misma. De hecho, nunca esperó que hubiese puesto algo en el vino que sirvieron delante suyo.
  • —Deja de luchar. Es inútil. Pronto perderás todas tus fuerzas, así que será mejor que te comportes y me acompañes. —El hombre se quitó la chaqueta del traje y le tendió sus grandes manos.
  • A Delfina se le nublaron los ojos y cayó sobre la alfombra al no tener ya fuerzas para luchar. Mientras su conciencia se desvanecía, vio al empresario arrastrándola a la cama. Empezó a desabrocharse la camisa delante suyo, y su cara estaba tan grasienta y asquerosa como seis años atrás. Ella se derrumbó y maldijo:
  • —¡Morirás como un perro!
  • —Fue Santiago quien te trajo a mi cama en aquel entonces. Si alguien tiene que morir como un perro por esto, debería ser él. —El hombre agarró la chaqueta del traje de Delfina y se la arrancó de los hombros. Luego, su opresiva figura cayó sobre ella.
Bloqueado Capítulo