Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 224 El secuestrado fue Samuel

  • —Cuando Delfina y yo nos casamos, ¿fui un monstruo con ella?
  • Ante esas palabras, el corazón de Paco dio un vuelco mientras preguntaba con recelo:
  • —Eso es... repentino.
  • —Lo era, ¿no? Aunque no puedo recordar esos tiempos con claridad, Julián no tiene motivos para mentirme sobre ello.
  • Santiago tensó las cejas, intentando averiguar qué era lo que le hacía estar tan molesto con una mujer. Incluso si Delfina, un truco enviado por los Murillo, no era la persona con la que quería casarse, ¿qué mal había hecho para merecer su maltrato?
  • Mientras tenía los documentos en la mano, Paco se detuvo en la puerta y murmuró:
Bloqueado Capítulo