Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 235 Fin del compromiso con Ámbar

  • —¡Detesto que me amenacen! —Arturo se indignó mientras señalaba la cara de Delfina y la reprendía diciéndole—: ¿Crees que hoy podrás salir indemne de este lugar?
  • —Ya que me he molestado en venir hasta aquí, he hecho amplios preparativos. Si se atreve a ponerme la mano encima, no seré la única que caiga; también afectará a todos los recursos de Farmacéutica Echegaray que poseo —contestó Delfina con un tono desabrido.
  • —¿Crees que me acobardaré por eso? ¿Y qué si toda la Farmacéutica Echegaray se desmorona?
  • —También tengo a los Bisconti apoyándome. ¿Está seguro de que no va a pestañear cuando le respiren en la nuca?
  • La expresión de Arturo era tormentosa. Casi había olvidado que Delfina era ahora la hija adoptiva del presidente del Bisconti Sociedades. Todo el mundo sabía cuánto la adoraban tanto el presidente como su esposa; de hecho, la querían tanto como si fuera de su propia sangre.
  • —Creo que debería ser capaz de ver que no habría vuelto a este país si no fuera por ese incidente con Álvaro. Ya que quiere que me vaya, la mejor manera sería, por supuesto, entregarme las pruebas para que pueda acabar con esto. Entonces me iré con gusto sin que tenga que pedírmelo. —Delfina se levantó—. Para mí, Pontevedra es sólo un lugar lleno de dolor. No estoy apegada a esta ciudad. —Mientras hablaba, se oyeron fuertes ruidos fuera del estudio.
Bloqueado Capítulo