Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 263 Una confesión sincera

  • Delfina se giró sobresaltada.
  • —¿Qué haces aquí? —preguntó, antes de darse cuenta de algo—. ¿Fuiste tú el que lanzó los fuegos artificiales?
  • —¿Te gustan? Samuel dijo que te gusta mucho ver los fuegos artificiales. Las condiciones aquí son limitadas, pero algo pude hacer. Una vez que bajemos la montaña y volvamos a Pontevedra, los llevaré a...
  • —¿Qué demonios quieres? —Delfina interrumpió a Santiago antes de que éste pudiera terminar su frase. Mirándole con cara de disgusto, dijo—: Llevas muchos días siguiéndome. ¿Qué demonios quieres?
  • —¿No sabes lo que quiero? —Santiago se acercó un paso más—. Si no lo sabes, puedo repetirlo.
  • Delfina retrocedió.
Bloqueado Capítulo