Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 264 Dar una explicación

  • —No te preocupes, Delfina. No lo dejaré escapar.
  • A pesar de escuchar las decididas palabras al otro lado de la línea, Delfina sintió un terrible dolor sordo en su corazón. Durante muchos años, Janice se había dedicado a reprimir a las bandas del hampa, pero a menudo se encontraba con todo tipo de obstáculos. No sólo había factores externos, sino también muchos internos que amparaban a estas bandas. Arturo no podía ser la única persona que contribuyera a que Jaime quedara libre de sospecha en el secuestro de Nancy en aquel entonces, así que no hacía falta decir cuántos hilos se habían movido para ello.
  • Mientras tanto, la noche caía y Santiago esperaba en el camino de la montaña. Pronto llegaron sus guardaespaldas personales.
  • —Señor Santiago.
  • —Señor Santiago, este es... —Los dos guardaespaldas eran los hombres de confianza de Santiago. Para no afectar las actividades de la escuela, los hizo permanecer lejos de él cuando llegaron, diciendo que los llamaría si había algo.
  • Santiago dio una patada al esbirro medio muerto que estaba a su lado. Dijo:
Bloqueado Capítulo