Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 291 El enemigo de mi enemigo es mi amigo

  • Sorprendida, Gloria se quedó paralizada. Apoyando su peso, Delfina se volvió para preguntar a Claudia con exasperación:
  • —¿No puedes decir algo bueno por una vez en tu vida?
  • —¡Es la primera vez que conozco a un prodigio del piano! No sabía que los prodigios fueran así, tan llenos de emoción que lloran en cuanto conocen a alguien. —Evidentemente irritada, Claudia tenía los brazos cruzados y ponía los ojos en blanco ante Gloria mientras hablaba.
  • Frunciendo el ceño, Gloria preguntó:
  • —¿Quién es usted?
  • —Claudia Bisconti, la heredera de Bisconti —explicó Delfina.
Bloqueado Capítulo