Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 299 Jugar a dos bandas

  • Después de la reunión de la mañana, Delfina volvió a su despacho y se dio cuenta de que el teléfono que tenía sobre la mesa se iluminó de repente al aparecer un mensaje. Sus ojos se oscurecieron un poco cuando la miró.
  • —Presidente Murillo, ¿a dónde va?
  • —Tengo algo que hacer.
  • —¿Cuándo va a volver?
  • —No lo sé. Llámame si pasa algo.
  • Después, entró en el ascensor. Viendo lo apurada que estaba, la secretaria volvió rápido a su oficina para hacer una llamada.
Bloqueado Capítulo