Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 300 El collar de Julián

  • Al anochecer, el resplandor de la puesta de sol se extendió por todo el cielo. El sonido de un motor en el garaje llegó al salón.
  • —¿Por qué has vuelto tan pronto? ¿Has terminado todo tu trabajo? —Al ver entrar a Delfina, Santiago se sorprendió un poco.
  • —Estoy un poco cansada, así que he vuelto para descansar. ¿Dónde están Carla y Samuel?
  • —Gloria los sacó.
  • Asintió pensativa con la cabeza antes de caminar hacia las escaleras.
  • Mirando alrededor de la gran casa, pensó en la armoniosa escena de la noche anterior, cuando pasaron el rato en la playa. De repente, se sintió inquieta y envió un mensaje a Gloria.
Bloqueado Capítulo