Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 323 Uso de Claudia para el blanqueo de dinero

  • Por alguna razón, mientras Santiago escuchaba a Delfina arremeter contra Raúl, no pudo evitar especular que ella podría estar viéndolo de la misma manera.
  • —¿Por qué están tan callados? —Delfina se quedó mirando la puerta y frunció el ceño. Tenía que comprobar cómo estaban Claudia y Raúl, ya que la idea de que se quedaran solos en el mismo lugar la inquietaba.
  • De repente, Santiago le tomó la mano. Una sorprendida Delfina giró la cabeza y vio al hombre con una expresión solemne.
  • —No sé si Raúl es de verdad el tipo de persona que has descrito, pero tienes que saber que yo no soy igual. —En ese momento, Delfina se quedó asombrada. Santiago continuó diciendo—: A partir de ahora, nunca te haré daño con ninguna excusa. Si lo hago, tendré una muerte horrible.
  • La forma en que hizo el juramento dejó a Delfina atónita. La amnesia era lo más inconcebible para ella. El hombre que solía ser despiadado e indiferente ahora hacía un juramento para hacerla feliz.
  • Desgraciadamente, ella no se tomó en serio el juramento, ya que creía que el hombre sólo trataba de complacerla. «Santiago y Raúl son iguales».
Bloqueado Capítulo