Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 44 ¿Sabe realmente el lenguaje de signos?

  • Ámbar se sobresaltó.
  • —¿Qué quieres decir con una tercera opción?
  • Antes de que la mujer pudiera reaccionar, Delfina levantó de repente la mano para empujar el hombro de Ámbar y tirarla a la piscina.
  • —Ahhh... ¡Ayúdame!
  • Delfina se quedó en silencio mirándola mientras su expresión se enfriaba bajo la luz de la luna.
  • El alboroto alertó a la gente, que se organizó para sacar a Ámbar de la piscina. Uno a uno, se apresuraron a cubrirla con toallas, pero, aun así, había hecho el ridículo delante de todos.
Bloqueado Capítulo