Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 47 ¿Te acuerdas?

  • El cielo ya brillaba cuando Delfina recuperó la conciencia. No sabía cuándo se había ido el hombre que estaba a su lado, pero el calor residual de su cuerpo seguía en la cama. Cuando trató de moverse, pudo sentir el dolor en todo su cuerpo como si hubiera sido aplastada la noche anterior.
  • Delfina hizo lo posible por incorporarse mientras sostenía su manta. Tras un momento de mareo, miró la luz que brillaba a través de las cortinas y pensó en lo que Santiago le había dicho anoche.
  • —Quiero que recuerdes esto. Una vez que te hayas unido a la familia Echegaray, sólo yo puedo decidir cuándo puedes irte.
  • Entonces Delfina sujetó con fuerza la manta. «¿Estoy destinada a estar bajo el control de alguien el resto de mi vida? No. Por el bien de la abuela, debo cambiar mi situación actual. No puedo permitir que continúe».
  • Mientras pensaba en ello, su teléfono sonó de repente. Al otro lado, se oyó la fría voz de Gerardo.
  • —Quiero que vengas a casa ya mismo. Necesito hablar contigo.
Bloqueado Capítulo