Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 6 Permanecer en silencio ante los cambios

  • Mientras tanto, el ambiente en la residencia Murillo era tenso. Después de responder a la llamada, Gerardo se paseaba de un lado a otro del salón con una mirada hosca. Justo en ese momento, Ámbar volvió de fuera y se quedó perpleja al ver aquello.
  • —¿Papá?
  • Gerardo rompió una taza con rabia.
  • —¡Qué idiota es Delfina! ¡Las fotos del contrato que me envió son todas falsas! ¡Debe haber sido descubierta por Santiago! Me he descuidado. Los precios de las acciones de la empresa se han desplomado, y no pasará mucho tiempo antes de que pierda decenas de millones.
  • Ámbar se quedó tan sorprendida que se le cayó el bolso de las manos. Preguntó:
  • —¿Cómo ha ocurrido eso? ¿Hay alguna solución?
  • Gerardo se quedó pensando durante mucho tiempo con una expresión sombría. Luego, la miró y dijo:
  • —Sólo tú puedes ayudarme, Ámbar.
  • —¿Yo?
  • Gerardo asintió.
  • —Sí. Probablemente Delfina enfadó a Santiago al casarse con él en tu lugar, y por eso se está vengando de nosotros, los Murillo, de esa manera. Por desgracia, no soy alguien a su disposición. Ámbar, ¿no te gusta el hijo de Susana, Julián? Mientras puedas hacer que se ponga de tu lado, tendré una forma de ayudarle a ganar toda la riqueza de Santiago. Para entonces, ¿todo lo que poseen los Echegaray no pertenecería a nuestra familia? ¡Ya que Santiago tiene las agallas de tratarme así, le haré pagar un alto precio!
  • —¿De verdad puedes arruinar a Santiago, papá?
  • Al ver que su hija dudaba de sus palabras, Gerardo se burló y dijo:
  • —Por supuesto. Con Delfina como peón, ¿de qué debería tener miedo? Pero debes ir a la Residencia Echegaray lo antes posible. No hay tiempo que perder.
  • Sin embargo, Ámbar dudó al instante cuando escuchó a Gerardo pedirle aquello.
  • —Este es el asunto, papá... No tengo ningún problema en seducir a Julián. Al fin y al cabo, no me importa hacerlo ya que es un joven excelente, pero... ¿y si ese monstruo feo llamado Santiago se toma libertades conmigo? He oído que le gusto, así que tengo miedo de que se aproveche de mí, papá.
  • Como Gerardo sabía lo que le preocupaba, le dio unas palmaditas en la mano y la consoló diciendo:
  • —No te preocupes. Ocúpate primero de Susana. Si Santiago te hace algo, pídele a Delfina que salga y te sirva de escudo, ella no se negará a ayudarte. Además, puedes aprovecharte de ella para hacer tuyo a Julián.
  • Ámbar se mordió el labio con reticencia. Al final, sin embargo, accedió por el bien de los negocios de su familia.
  • ...
  • Cuando Delfina se levantó por la mañana, descubrió que Santiago no había vuelto en toda la noche. Por ello, respiró aliviada. No sabía cómo enfrentarse a él, así que se sintió más aliviada por no verle de momento.
  • Se estaba peinando frente al espejo cuando, de repente, un criado irrumpió en la habitación y sacó sus cosas del dormitorio principal sin decir una palabra.
  • —«¿Qué está haciendo?» —dijo con señas Delfina confundida.
  • Para su horror, el sirviente respondió con una sonrisa despectiva:
  • —El señor ha dicho que se quede en la habitación del ala lateral y que no se acerque al dormitorio principal a partir de ahora.
  • Delfina estaba aturdida. No esperaba que Santiago siguiera responsabilizándola por la noche anterior, pero no tenía intención de dejarla ir fácilmente. Ahora, él la había sacado del dormitorio. Cargó sus cosas y se dirigió a la habitación más alejada bajo la mirada burlona del criado. Como Santiago no le permitía acercarse a él, se mantendría lo más lejos posible.
  • Para entonces, todo el mundo en la Residencia Echegaray sabía que Santiago había echado a su recién casada esposa del dormitorio principal, por lo que todos miraban a la mujer con burla allá donde fuera. Incluso Susana la miraba regodeándose como si ya hubiera adivinado lo que le iba a pasar.
  • —Te dije que no era tan fácil ser la esposa de la familia Echegaray. Pero nunca es demasiado tarde para irte.
  • Cada palabra que decía Susana implicaba que Delfina debía perderse. Sin embargo, ésta permaneció en silencio a su manera, y le pareció que no entendía en absoluto lo que Susana decía. Era su forma de utilizar el silencio como contramedida, pero Susana rechinó los dientes de rabia.
  • —Eres bastante terca para ser una muda. Voy a ver cuánto tiempo puedes aguantar.
  • Nadie de la familia Murillo había ido a visitar a Delfina desde que llegó a la Residencia Echegaray, y nadie se preocupaba ni preguntaba por ella. Cualquiera con un ojo perspicaz podía darse cuenta de que Delfina era despreciada en la familia Murillo, y esto hizo que Susana se sintiera lo suficientemente confiada como para intimidarla como si la justicia estuviera de su lado.
  • Delfina no estaba de humor para enredarse con Susana, así que se quedó tranquilamente en la habitación del ala lateral, sin moverse de su terreno. Sin embargo, Ámbar llegó no mucho después.
  • Al llegar, fue ahuyentada por una Susana de aspecto gélido.
  • —¿Cómo te atreves a venir a la Residencia Echegaray? Vete, por favor.
  • Sin embargo, el propósito de Ámbar esta vez era ganarse primero el favor de Susana. En lugar de asustarse, se comportó como si no supiera qué hacer.
  • —Lo siento, señora Navas. Es mi culpa por escuchar a Delfina y aceptar que se casara con los Echegaray. Por favor, no se enfade.
  • Los ojos de Susana se abrieron de par en par al escuchar algo sospechoso en las palabras de Ámbar.
  • —¿Qué quieres decir? Aclárate.