Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 62 Déjame ir y cásate con Ámbar

  • —He llevado la receta para que la analicen. Si la receta es correcta, dejaré que el pasado quede en el pasado. —Cuando la voz de Santiago bajó, Delfina se sintió nerviosa.
  • Entonces, él echó un vistazo a la sala, donde había unos cuantos montones de frutas y flores.
  • —¿Alguien vino a verte?
  • El corazón de Delfina palpitó y trató de reprimir su ansiedad.
  • ―«Vinieron mis amigos».
  • Santiago no pareció pensarlo mucho al responder:
Bloqueado Capítulo