Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 8 Sin necesidad de volver

  • Delfina entró en pánico de inmediato y bajó las escaleras antes de salir corriendo a toda prisa. Los sirvientes estaban a punto de detenerla, pero Susana les impidió hacerlo ya que pensó que Delfina había salido corriendo en un ataque de ira después de estar irritada por la escena de Ámbar y Santiago. Ella dijo:
  • —Ignórenla. Es bueno que se vaya.
  • Por otro lado, Delfina tomó un taxi para ir al hospital. Para su tranquilidad, su abuela ya estaba fuera de peligro: un nuevo médico residente de medicina interna la había operado.
  • Tumbada en el lecho de la enferma con los ojos cerrados había una anciana canosa cuya débil respiración demostraba que aún estaba viva. Las lágrimas de Delfina cayeron mientras se arrodillaba ante el lecho de enferma mientras sostenía la mano de su abuela. No lloró cuando su padre la obligó a casarse con la familia Echegaray, ni tampoco cuando Susana le hizo pasar un mal rato o cuando los criados la miraron con desprecio. Sin embargo, su abuela era lo único que podía tirar de su fibra sensible.
  • Justo entonces, llamaron a la puerta. Delfina miró hacia atrás y vio a un hombre joven y guapo con bata blanca.
  • —Hola. Soy Julián Peralta, el cirujano jefe del paciente. Ustedes deben ser su familia. Necesito hablarles sobre su estado.
  • Delfina estaba agradecida al médico que había ayudado a su abuela. Se secó las lágrimas, hizo algunos gestos y le dedicó una sonrisa de sincero agradecimiento.
  • Julián se quedó atónito ante la sonrisa de la dama. Sus ojos, bañados en lágrimas, eran tan hermosos como el arco iris después de la lluvia.
  • —De nada. —No entendía el lenguaje de signos, pero de alguna manera comprendió lo que Delfina quería decir—. El estado de la señora sólo se ha estabilizado por el momento, y todavía tiene que someterse a otra cirugía. Mientras tanto, debe hacer lo posible por hablarle al oído y pasar más tiempo con ella. Calme sus emociones y dígale que no esté nerviosa, eso será bueno para los efectos de la cirugía.
  • Delfina frunció los labios y asintió. Como sabía que el médico no entendía el lenguaje de signos, se limitó a escucharle en silencio mientras le sonreía de vez en cuando.
  • Julián se sintió muy bien predispuesto hacia aquella hermosa dama a primera vista, por lo que hizo un esfuerzo especial para indicarle algunas precauciones de seguridad. Justo cuando estaba a punto de marcharse, Delfina le detuvo. Sacó un bolígrafo de su bolso, escribió un pagaré con su nombre y número de teléfono y le entregó el papel con ambas manos.
  • Julián miró la hermosa letra del pagaré y luego su rostro, justo y elegantemente bello. Sacudió la cabeza con una sonrisa y respondió:
  • —No es necesario. —Sabía que la nieta de la anciana tenía dificultades económicas en la actualidad, así que no tenía intención de aceptarlo.
  • Sin embargo, Delfina no estaba de acuerdo y empujó obstinadamente el pagaré en la mano de Julián.
  • Julián la rechazó en repetidas ocasiones, pero fracasó, por lo que no tuvo más remedio que aceptarla. Sin embargo, ahora comprendía de otra manera el carácter de esta dama y se sentía cada vez mejor dispuesto hacia ella.
  • Cuando se fue, Delfina respiró aliviada y con la conciencia tranquila. Su abuela tenía un tumor en el cerebro, pero nadie se atrevía a operarla porque era demasiado mayor. Llevaba mucho tiempo en coma y se necesitaba una gran cantidad de dinero para mantenerla con vida. Delfina se enteró por la enfermera de que la familia Murillo había dejado de pagar los gastos médicos de su abuela. Al no haber nadie que pagara las facturas médicas, la medicación de su abuela se cortó de forma natural, por lo que la vida de su abuela había corrido peligro. Si no fuera por la ayuda de Julián, su abuela podría haber muerto ese día.
  • Aquello demostró lo cruel que era Gerardo. No sólo el robo del documento le hizo ofender a Santiago, sino que incluso su padre dejó de pagar los gastos médicos de su abuela.
  • «Siendo así, ¿por qué debería volver a la Residencia Echegaray? Si papá no va a pagar el tratamiento de la abuela, ya no hace falta que vuelva», pensó Delfina.