Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 498 Exclusivo de Elizabeth

  • Elizabeth podía sentir que su rostro estaba ardiendo. Después de respirar profundamente, cambió de tema. ―No me hables dulcemente. ¿Has terminado con tus asuntos por allá? Ya casi termino aquí. ¿Quieres que vaya a ayudarte? 
  • ―No es necesario. Ya casi termino también. Hay que vernos en Adesa ―respondió Eduardo. 
  • ―Está bien, entonces. Será mejor que regreses a tus asuntos. ―Se encogió de hombros, sin molestarse por su rechazo. Sin embargo, como si hubiera recordado algo de la nada, Elizabeth dejó su habitual gentiliza y gruñó: ―Pero no tienes permitido coquetear con otras mujeres. ¿Me escuchaste? 
  • Al principio Eduardo se quedó sorprendido al escuchar eso, pero cuando regresó a sus sentidos, su sonrisa se hizo aún más grande. ―Claro. Cuando regrese, haré que Carlos haga un cartel que diga «Exclusivo de Elizabeth». Lo colgaré en mi cuello y lo llevaré a todas partes. ¿Qué te parece? 
  • Esto hizo reír con éxito a Elizabeth. ―¿Eso no te convertirá en un perro de compañía? Sólo los perros llevan placas de identificación. 
  • ―No soy un perro, pero soy tu mascota. Al llevar una placa, cuando alguien se atreva a ponerme una mano encima, otras personas sabrán que deben informante que me lleves a casa. ―la engatusó, tratándola como una niña mientras que inconscientemente reducía su ritmo. 
Bloqueado Capítulo