Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 724 Ponte debajo de la mesa

  • Después de abrazarlo, abrió los ojos y le advirtió:
  • —Será mejor que no estés planeando algo, Tobías. Bájame y suéltame. Si entran y nos ven así, será incómodo para los dos.
  • —No lo harán. No te preocupes. —Tobías sonrió con seguridad.
  • Sonia lo miró.
  • —¿Por qué?
  • Él no respondió, en cambio, la sostuvo de su trasero con una mano y la levantó de la mesa. «Oh, es suave. Y carnosa… se siente muy bien»; se lo acarició. Sonia abrió grande los ojos.
Bloqueado Capítulo