Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 379 Josefina está herida

  • A pesar de sentirme preocupada, no pude evitar soltar un suspiro de alivio.
  • «Ahora que Miguel le habló con tanta franqueza, es probable que mi mamá entienda cómo me siento en estos momentos».
  • Al parecer, al percibir mi inquietud, Miguel me tomó de la mano y me lanzó una mirada tranquilizadora. En realidad, mi mamá no me llamó durante los días siguientes. Me quedé con la duda de si el asunto se olvidaría, así como así. Mientras tanto, era como si Eduardo se hubiera desvanecido en el aire.
  • Aunque muchas cosas seguían en el aire, no podía negar que esos pocos días fueron mucho más tranquilos. Me planteé llamar para preguntar cómo estaban Eduardo e Ivette, pero luego descarté la idea. En realidad, pensé que sería bueno que se separaran.
  • No era porque estuviera en contra de que Eduardo tuviera su propia familia, sino porque esperaba que pudiera encontrar a alguien que lo quisiera de verdad. Tenía claro que Ivette no era esa persona.
  • Esperaba que pudiéramos dejar atrás todo lo sucedido, pero resultó que no sería tan fácil. Como estaba embarazada y necesitaba hacer un poco de ejercicio moderado, salía a pasear todos los días. Ese día, el ama de llaves tenía algo que atender en su casa. Por lo tanto, le di el día libre.
Bloqueado Capítulo