Tabla de contenidos

+ Añadir a tu biblioteca

Anterior Siguiente

Capítulo 128 ¿Qué intentas conseguir de él, Elisa?

  • Alicia estaba a punto de cerrar la puerta cuando sorprendió a ambos en una situación íntima. Quedó inmóvil por un momento y apartó la mirada antes de sentarse en el sofá del pasillo; no parecía tener prisa por marcharse. Al poco tiempo, el doctor apareció para revisar a Elisa en su habitación y Cristóbal permaneció a su lado todo el tiempo sin apartarse ni un segundo. Luego hizo unas cuantas preguntas, en su mayoría relacionadas con el estado de Elisa, y el médico respondió con diligencia.
  • Para cuando el doctor salió de la habitación, habían transcurrido casi treinta minutos. Santiago completó el proceso para el alta hospitalaria de Elisa mientras que ella se cambiaba de ropa; se colocó una gorra de béisbol y un pañuelo alrededor del cuello para asegurarse de estar bien tapada.
  • Cristóbal la condujo fuera del hospital. Elisa siempre odió estar en hospitales, tal vez porque los asociaba con la enfermedad de Elena. Incluso cuando tenía un resfriado fuerte, ella prefería quedarse en casa y automedicarse; no aceptaba poner un pie en un hospital a menos que hubiera una verdadera emergencia. Además, después de pasar los dos últimos días en el hospital encerrada en una habitación sin luz solar, Elisa sintió que no podría permanecer en ese lugar por mucho más tiempo. Debido a eso y sin darse cuenta aceleró sus pasos mientras salían de la habitación, pero, de repente, sintió que Cristóbal la sujetaba del brazo.
  • —¿Por qué caminas tan rápido?
  • —¿Qué? —Elisa se sorprendió.
  • En el momento en que atravesaron la puerta de la habitación hacia el pasillo, sus miradas se encontraron, y las mejillas de Elisa adoptaron el color rojo de un tomate al ver a la persona sentada en el sofá del pasillo. Ella miró de soslayo a Alicia antes de bajar la mirada a la forma en la que Cristóbal sujetaba su mano; aunque lo intentara, no podía ocultar el nerviosismo que sentía. Sin darse cuenta, Elisa retiró de inmediato su mano y Cristóbal se limitó a dirigirle una mirada silenciosa antes de desviar sus ojos hacia Alicia. Sus labios estaban fruncidos, como si expresara su descontento por ser molestado por un extraño. Mientras tanto, al acercarse a él, Alicia se mostró mucho más amigable.
Bloqueado Capítulo